Páginas vistas en total

sábado, 23 de junio de 2018

ESPAÑA 82


Reflexiones de Medio Día (23-06-2018)
Hora: 11.10 PM






Empezó el mundial de Rusia 2018, acontecimiento deportivo que paraliza el mundo, que adormece a fanáticos eternos y efímeros, por un mes nuestras preocupaciones  temporales  se olvidan, vemos las luchas de selecciones y de la perenne pugna entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo como tema determinante, para cambiar a la civilización occidental.

Como siempre he sido fanático de Brasil, en este lapso recuerdo que durante el mundial de España 82, yo era un niño de unos 11 años, busque los afiches y me esmere en terminar el álbum de  barajitas especialmente de ese Brasil, que dirigía Tele Santana y que lo conformaban las grandes estrellas como; Zico, el doctor Sócrates, Eder, Falcao, Junior y Toniño Cerezo, parecían los trotamundos de Harlen pero del fútbol.




Los juegos de Brasil fueron en la tarde, mi abuela en la primaria siempre me colocaba a estudiar en ese horario, por lo tanto, los juegos a esa hora me los perdía, en esa época no había Smartphone ni redes sociales, solo quedaba esperar y rezar para que el resultado sea positivo para mi Brasil.

Al llegar siempre preguntaba el resultado a mi abuela, ella era fanática del futbol y especialmente de Brasil desde que gano con Pele en Mexico70, siempre decía la verdad, porque mi hermano me molestaba diciéndome resultados de derrotas y disfrutaba con mi sufrimiento.




Brasil iba a toda carrera a ganar su Tretacampeonato, derroto a la Unión Soviética (2-1), Escocia (4-1), Nueva Zelandia (4-0) y Argentina (3-1), su próximo contrincante era Italia y después las semifinales, de la forma que se veía cada juego, todos los pronósticos no habían rivales, que lo pudieran incomodar.

Fue tanta mi confianza, que había recordado una foto con el FIFA WorldCup y se lo iba a pegar a mi afiche de Brasil, cuando llegara el campeonato, pero este mundial aprendí que el futbol, es como en la vida y no hay nada fijo, a pesar que uno lo desee.




El día del juego  y la hora del juego fue el 5 de Julio, en Venezuela se celebra la Firma del Acta de Independencia, es día de fiesta nacional, el gobierno hace desfiles militares desde el paseo de los próceres y hay cadena nacional de radio y televisión, por lo tanto fue imposible saber cómo iba el juego.

No sé como, pero se escuchaba cerca de la casa, gritos de vecinos: “GOLLLL”, al rato otro “GOLLL”, caramba esta situación me alarmo, empecé a pregunta a mi abuela y mi hermano:




_ Como gritan gol, si hay cadena-pregunte

_ Debe ser es que escuchan la radio- dijo mi abuela

 _ Vamos a ponerlo-dijo mi hermano

Efectivamente había una emisora, que a pesar de la cadena de radio, estaba retrasmitiendo el juego, Brasil estaba empatando con Italia (2-2) en el minuto 70* y con pasaba a semifinales, pero no:




-GOLL de Italia, Paolo Rossi está matando a Brasil- dice mi hermano en tono burlón

_ ¡¡¡¡¡NO!!!!!- grite

El equipo de mis amores, estaba siendo derrotado, mi hermano se reía de mi desgracia y mi abuela trataba de  disimular su rabia dando a entender que dormía.

_Fin del partido, perdió Brasil, Jajajajajaja-dijo mi hermano

_ No te creo, déjame escuchar-dije

La radio decía:

“Italia y Paolo Rossi han sorprendido a Brasil y
lo han derrotado 3-2”

Efectivamente mi Brasil, había perdido, la rabia me lleno el corazón, me aproxime al álbum del mundial y al afiche de este Brasil, lo tome con mis manos y lo destruí, quedo hecho picadillo, cosa que me lamento en el futuro, porque desde el mundial de Italia 90 he coleccionado cada álbum de barajitas y los he guardado celosamente.

Italia gano su mundial, lo supe porque mi hermano me lo restregó ese día a cada rato, esto provoco  que cada vez que se eliminaba a la escuadra carioca, yo dejo de ver la competencia.



Pero la emoción del fútbol nunca pasa y cada mundial es mejor.

Son Reflexiones de Medio Día
MSc. Ronal Julio Bravo Semprun
Twitter: @Reflexionesmd
Instagran: @Reflexionesmd
Santiago de Chile/Comuna San Miguel/Chile

NOTA: SE PROHÍBE LA REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DE ESTE ARTÍCULO SIN LA AUTORIZACIÓN DEL AUTOR

No hay comentarios: